Terapias

Terapia Biomagnética
biomagnetismo
Hipnosis Clínica Reparadora
hipnosis
Osteopatía Bioenergética Celular
osteopatia

Aquí encontraras información relacionada con cada terapia.

¿Qué es una enfermedad?

¿Que se entiende por enfermedad? La enfermedad no tiene nombre, es un estado de desequilibrio energético que se puede manifestar por una carencia o por un exceso. El desequilibrio energético, que es siempre causa etiológica primaria de cualquier manifestación patológica física, va a cursar con una sintomatología perfectamente definida, de cuyo conocimiento dependerá en gran parte el éxito del tratamiento y la profilaxis. El hombre es un ente bipolar alternante, esta alternancia de positivo a negativo de una manera armónica permite la vibración, el movimiento la mutación permanente a lo que es lo mismo: La Vida. Lógicamente esta mutación o vibración permanente precisa unos suministros energéticos que la mantengan. El hombre adquiere del medio esas energías y lo hace por dos vías:

1. A través de la respiración, recibe la energía del Cosmos, esto es el oxigeno, y otros factores de más profunda reflexión filosófica (pneuma, prana, etc.)

La respiración es una actividad esencial de los seres vivos, consistente principalmente en la combustión de azúcares con el fin de obtener la energía necesaria para los procesos vitales. El aparato respiratorio es el encargado de facilitar el intercambio de gases (oxígeno -O2- y dióxido de carbono -CO2-) entre el medio externo y la sangre, y mediante ésta se realiza su transporte hasta las células, lugar donde se produce la combustión o respiración celular, es decir, se libera la energía de los alimentos consumiendo oxígeno y desprendiendo dióxido de carbono. El aparato respiratorio alberga las vías respiratorias (fosas nasales, faringe, laringe, tráquea y bronquios) y los órganos de los pulmones.

2. A través de la digestión, recibe la energía de los alimentos de la tierra.

El hombre recibe, en el momento de su concepción, por aporte genético por la unión del óvulo y el espermatozoide, un “legado energético”. Esta energía (cualitativamente la más importante del ser humano) lleva el nombre de energía ancestral, heredada, genética o cromosómica, y va a ser la responsable de todos los cambios bioenergéticos y bioquímicos a los largo de la formación del feto y posteriormente de todas las modificaciones biofísicas del ser.
Esta energía se va a manifestar de una manera periódica, una vez producido el nacimiento, por impulsos de desgaste fisiológicos, siendo de siete en siete años para la mujer y de ocho en ocho para el hombre. Estos impulsos periódicos son los responsables de los cambios más aparentes, de bebé en niño, de niño en púber, de púber en adulto…., según describe Nei Jing Su Wen.