El Intestino y la Terapia Biomagnética

Te invito a escuchar el audio de una nota muy interesante. Compartilo con tus seres amados.

 

También podes ingresar a la sección de entrevistas para escuchar otras notas realizadas en Radio Mantra.

Tiroides

Los seres humanos somos una unidad compuesta de cuatro realidades inseparables: orgánica, cerebral, psíquica y energética. No hay ni una sola célula del cuerpo que escape al control del cerebro, y este no escapa al control del pensamiento, consciente o inconsciente; de manera que ni una célula del cuerpo escapa al psiquismo. Un shock siempre va acompañado de un sentimiento personal que repercute en los cuatro niveles biológicos.

Cuando vivimos un shock lo que importa no es tanto el acontecimiento, sino la manera en la cual lo vamos a sentir, a somatizar…

El cerebro no distingue entre lo real o lo imaginario. Un trozo de limón en la boca o la idea de un trozo de limón en la boca provocan la misma salivación.

Todo lo que captamos a través de los cinco sentidos, de los captadores neurovegetativos que vienen del interior del cuerpo, lo que pensamos o imaginamos, se traduce en realidad biológica.

A todo trauma le acompaña una sensación física, esta manifestación en el cuerpo del trauma se llama somatización, si le preguntamos al paciente donde siente la muerte de su ser querido o el abandono de su pareja emocional, normalmente nos dirán el lugar del cuerpo en que lo siente: un nudo en el estómago, dolor en el pecho, en la garganta, etc.

El trauma emocional está en el cuerpo pero también en el cerebro y sobre todo en la comunicación entre las diferentes partes del cerebro. Varias investigaciones han demostrado que en el hemisferio derecho se quedan congeladas las emociones que no somos capaces de procesar y otras partes del cerebro no tienen acceso a esas informaciones, concretamente el hemisferio Izquierdo, donde se encuentra el Área de Broca o del lenguaje, estructura cerebral donde se generan las estrategias de afrontamiento y las creencias, es decir, se corta la comunicación entre ambos hemisferios y el trauma se queda atrapado sin poder ser gestionado.

Nuestra forma de ver la vida, es lo que determina como nos va en la vida. Síntomas y enfermedades, manifestaciones físicas de conflictos psicológicos y emocionales. No son otra cosa que la punta del iceberg. Lo que se ve a simple vista, es una pequeñísima parte. La verdad permanece oculta en nuestro subconsciente.

Puntualmente el tema que nos ocupa hoy es “la tiroides”. La tiroides es una glándula pequeña, con forma de mariposa, situada en la parte delantera del cuello, que segrega tres hormonas: Calcitonina que regula el nivel de calcio en sangre y favorece su depósito en los huesos, Tiroxina (T4) y Tryyodotironina (T3) que aceleran el metabolismo de las células produciendo un incremento del calor corporal. Esta función es muy importante para adaptarse a los cambios de temperatura ambiental.

Dentro de la patología tiroidea, hay dos enfermedades que se relacionan con su funcionamiento: el hipertiroidismo, en que la tiroides secreta un exceso de hormonas, y el hipotiroidismo, en que secreta muy poca. Ambos tienen un origen en el sistema inmune: se generan anticuerpos contra la tiroides que la van atacando, –lo que se conoce como tiroiditis crónica o de Hashimoto– hasta que deja de funcionar correctamente y da sus primeros síntomas.

También pueden generan desordenes ováricos, en la reproducción, en la menopausia… son varios los desórdenes a la cual puede estar asociados

Esta patología es más frecuente en mujeres que en hombres

Las personas con problemas de tiroides, sienten que no pueden nunca hacer lo que desean, además de un sentimiento de humillación.

“Prácticamente todas las personas han pasado por procesos emocionales fuertes, penas, rabias o frustraciones que, literalmente, se han tragado. Esas emociones, en vez de ser expresadas, han quedado atoradas en su cuello”

Hipotiroidismo, desesperanza, bloqueo, la persona renuncia a todo intento.

Hipertiroidismo, rabia por ser dejado de lado.

Caso de Endometriosis

Comparto con todos uds. este trabajo, creo necesario hacerlo por que tal vez sirva de ayuda para otras personas… la paciente llega por primera vez a la consulta por un problema visual, estrabismo, el día 3-4-2014. Las fechas son importantes para poder ver el desarrollo que efectúa el cuerpo.
Al realizar el primer rastreo completo de los reservorios (lugar donde se pueden alojar los distintos microorganismos como bacterias, virus, hongos y/o parásitos para estar listos a la acción) con una exhaustiva precisión, dado que para el Par Biomagnético es muy importante dejar el cuerpo lo más equilibrado posible para la continuidad del tratamiento. Todo lo encontrado en dicho seguimiento me daba la pauta que podría sufrir de trastornos genitourinarios, entonces una vez que finalice mi trabajo le consulte sin ahondar demasiado si padecía algún tipo dolencia urogenital, a lo cual la paciente contesta que no, según ella manifiesta textualmente, “nunca”.
Mi trabajo consiste en realizarlo de manera ordenada y sin prejuzgar como dice mi profesor el Dr. Goiz Duran, solo rastrea e impacta esa es la misión, por lo tanto así lo hice.
Se pacta la próxima visita para el día 15-4-2014, ese día el cuerpo me indica trabajar sobre el sistema nervioso y muscular, siempre realizando el rastreo completo como lo indica el protocolo del Par Biomagnético.
Entre una visita y otra se le sugiere al paciente que este atento a los cambios y/o modificaciones que el cuerpo vaya realizando. Es importante tomar conciencia del cambio para poder sanar.
El 29-4-2014, concurre nuevamente para continuar con el tratamiento por el estrabismo, para poder ayudar aún mas se le realiza en cada sesión Osteopatía Bioenergética Celular, esto es de suma importancia dado que desbloquea lo muscular y óseo. En esta visita hace mención que su médico le había realizado un chequeo general y los estudio correspondientes, por lo tanto le pedí que si era posible traiga una copia de los mismos para anexar a su ficha. Algo que me interesaba saber era la parte ginecológica si todo estaba correcto. No olvidemos que lo primero que el cuerpo mostró en la primera sesión a pesar de que la paciente concurría por su visión, desde mi punto de vista podría tener que ver con lo ginecológico.
Hoy 22-5-2014 nuevamente nos encontramos para seguir trabajando con la Osteopatía Bioenergética Celular y el Par Biomagnético. Sorpresa la mía al ver los resultados (se adjuntan para mayor precisión).
A continuación se detalla lo observado en los estudios y donde claramente se ve el efectivo resultado del Par Biomagnético en cuanto a los patrones que en ellos aparecen:

Ya existía un estudio del 18-02-2013 Ecografía transvaginal:
Útero: molde endometrial sin alteración 3.2 mm. de espesor
Se observa útero:
75mm
43mm
50mm
Ovario derecho: 19 x 11
Ovario izquierdo: 19 x 13

22-04-2014 Ecografía transvaginal:
Útero: molde endometrial sin alteración 5 mm de espesor
Se observa útero:
85mm
54mm
40mm
Ovario derecho: 21 x 14
Ovario izquierdo: 50 x 28 (imagen quística)

Es importante destacar que estos estudios fueron realizados en pleno proceso curativo, ya que la primera consulta se realizo 3-04-2014.

15-05-2014 Ecografía transvaginal:
Útero: molde endometrial sin alteración 2.8 mm. de espesor
Se observa útero:
68mm
41mm
48mm
Ovario derecho: aumenta de tamaño por imagen de líquidos 44x24x32mm
Ovario izquierdo: 22x11mm

En la medida que fueron transcurriendo las distintas sesiones se observan claramente los cambios.

La paciente se mostró muy agradecida por el trabajo terapéutico realizado con el Par Biomagnetico, dado que ella no era conciente de que pudiera existir algún desorden en su aparato genital, como se puede observar en los estudios presentados.